Ingrid Klämberg

Diálogo con una consejera sexual en Suecia

Ingrid Klämberg es directora del Centro de Orientación para jóvenes en la ciudad de Boras, Suecia. Supervisa un equipo de siete profesionales que asiste a los jóvenes de ambos sexos que buscan ayuda en materia de relaciones familiares y sexualidad. Además dicta cursos de educación sexual en las escuelas secundarias locales y tiene un consultorio privado de orientación para adultos jóvenes. El Centro para Jóvenes de Boras es uno de los 150 que sostiene el gobierno sueco en diversas partes del país, especialmente para jóvenes de entre 13 y 25 años.

La señora Klämberg se recibió de enfermera en 1976, de especialista en obstetricia en 1980, y en 1993 recibió un título de postgrado en sexología en la universidad de Gothenburg.

Tanto ella como su esposo son miembros activos de la Iglesia Adventista. Durante muchos años ella fue tesorera de la iglesia en Boras, donde da estudios bíblicos a los jóvenes. Su esposo, Johnny, es uno de los ancianos de la iglesia. La señora Klämberg fue miembro de la junta de la Unión Sueca y de la junta de la División Transeuropea, que tiene su sede en St. Albans, Inglaterra. Como consejera y especialista en vida familiar, frecuentemente da charlas, conferencias y seminarios en instituciones educativas.

¿Cómo se convirtió al adventismo?

Mi madre era adventista, y sus palabras y ejemplo me animaron a entregar mi vida a Cristo y unirme a la iglesia. Hice mi decisión cuando tenía 18 años. Johnny, que tenía 17 años cuando lo conocí, y que luego se convirtió en mi esposo, fue un factor positivo en mi decisión personal. Aunque él nunca había oído de los adventistas del séptimo día antes de conocernos, ambos estudiamos y decidimos juntos ser miembros de la iglesia.

¿Podría describir un día de semana típico en su vida profesional?

Trabajo en el Centro para Jóvenes 30 horas por semana y enseño cursos de educación sexual en la escuela secundaria local 6 horas semanales. El año pasado más de 5.000 jóvenes visitaron nuestro Centro. Personalmente atiendo entre 15 y 20 jóvenes por día. Esos jóvenes buscan mi consejo y el de mis colegas en asuntos como el uso de contraceptivos y pruebas o tratamientos de enfermedades de transmisión sexual, entre otros. Las parejas jóvenes vienen a consultarnos por sus relaciones y posibles embarazos. Algunos dudan entre optar por el aborto o quedarse con el bebé. Una vez por semana atiendo en forma privada a jóvenes mayores de 25 años.

¿Qué desafíos confronta en su trabajo?

Muchos de los jóvenes que vienen al Centro pertenecen a hogares destruidos o a familias uniparentales. Luchan con su propia identidad mientras experimentan con el sexo. Sienten rechazo, enojo, dolor emocional y soledad. Nos hacen toda clase de preguntas: "¿Soy normal?". "Mis padres se están divorciando, ¿por qué? ¿Qué puedo hacer con mi vida?" Los casos más difíciles son los de las niñas violadas o víctimas de incesto. ¡Es difícil ser joven en este tiempo!

A veces me siento molesta y triste porque los jóvenes no se cuidan y se meten en problemas. Carecen de principios firmes. Pareciera que algunos pensaran: "A mí nunca me va a pasar eso" o "Nunca me voy a enfermar o quedar embarazada sin quererlo". También me asusta y me preocupa mucho el gran número de adolescentes que están sufriendo enfermedades de transmisión sexual.

¿Cómo se relaciona personalmente con esos casos dolorosos?

Cuando cierro las puertas del Centro todas las noches no puedo dejar el dolor y los problemas allí. Continúan dando vueltas en mi mente. A veces sueño con algunos jóvenes cuyo caso me preocupa mucho. Afortunadamente tengo una familia maravillosa, que me entiende y me apoya. Trato también de vivir cerca de Dios y hablar con él en oración. Todos necesitamos de alguien que esté dispuesto a escucharnos cuando experimentamos pena, enojo o estamos confundidos. Una vez por mes me reúno con un psicólogo para tratar con él algunos casos difíciles que se me presentan en el Centro.

¿Qué le da satisfacción en su trabajo?

Poder ayudar a los jóvenes a hacerse cargo de su vida y a reconstruirla con un fundamento moral sólido, a pesar de los desánimos y los errores del pasado. Es animador ver el sanamiento, la transformación que ocurre en ellos.

¿Juegan un papel importante sus convicciones cristianas en su vida profesional?

Todos saben que soy adventista. Más aún, frecuentemente las niñas que vienen al Centro piden hablar con la "enfermera cristiana". Como resultado de mi trabajo como consejera en sexualidad he sentido una necesidad más profunda de la sabiduría y conducción del Señor. Cada día él me ayuda a guiar y animar a los jóvenes que vienen a mí con sus preguntas y problemas.

Como cristiana, ¿cómo ve la dimensión sexual de nuestras vidas?

El sexo es un don de Dios y debemos cuidarlo. En una relación amante, es una fuente de gozo que provee una profunda unidad espiritual entre el esposo y la esposa.

¿Cuáles son las preguntas que generalmente le hacen cuando se encuentra con jóvenes cristianos?

¿Por qué los cristianos relacionan sexo con pecado? ¿Por qué está mal tener relaciones sexuales antes del matrimonio? Si dos personas se aman realmente y se van a casar, ¿por qué deben abstenerse de las relaciones sexuales? Aun cuando la promiscuidad está condenada en la Biblia, ¿por qué los cristianos la ven como uno de los pecados más serios?

¿Qué consejo les daría a nuestros lectores, muchos de ellos todavía jóvenes o señoritas solteros, en su relación mutua?

Que desarrollen sus propias convicciones basados en la Biblia y que vivan bajo esos principios. No dejen que otros los presionen. En sus relaciones mutuas, trátense unos a otros con respeto, como criaturas de Dios. No entren en relaciones íntimas que más tarde puedan lamentar. Recuerden que cada acto en el área de la sexualidad va a afectar el resto de su vida. Si cometen un error, pidan perdón a Dios y fortaleza para cambiar de conducta.

El tener relaciones sexuales implica dar una parte de uno mismo a otro. Sean extremadamente cuidadosos con ese regalo, porque nunca lo pueden reclamar de vuelta. En la sala de espera de nuestro centro hay lápiz y papel para los que quieren escribir algo mientras esperan la consulta. Una joven escribió recientemente: "Mi vida está vacía sin ti. Siento que un pedazo de mí todavía está contigo. ¡Por favor, devuélveme ese pedazo para que sea entera otra vez!"

¿Ven los jóvenes las relaciones sexuales de un modo diferente que las señoritas?

Es difícil que me encuentre con un joven soltero que se lamente de su primera relación sexual, pero no sucede lo mismo con la mayoría de las señoritas. Recuerdo a una joven cristiana que estaba profundamente enamorada y pensaba que su amor iba a durar toda la vida. Confiaba tanto en su novio que tuvieron relaciones sexuales íntimas. Entonces, de pronto, esa relación se rompió. Ella se sintió devastada. Ahora, en lugar de ver el pasado como una profunda experiencia de amor, lo único que ve es rechazo y dolor.

Cuéntenos de su familia, por favor.

Mi esposo es un hombre de negocios y tenemos dos hijos que tienen unos veinte años. Patrik, nuestro hijo, está casado y recientemente nos ha convertido en abuelos. ¡Qué gozo! Nuestra hija Cecilia es enfermera y viaja alrededor del mundo. Tiene el don de hablar diferentes lenguas. ¡Dios me ha bendecido con una familia maravillosa!

¿Cómo combina su trabajo profesional con el descanso de sus responsabilidades?

He descubierto que cuando uno da a Dios lo mejor de su tiempo --en estudio, oración y servicio-- él le provee de suficiente tiempo y energías para lograr el resto de los objetivos en la vida.

¿Cuál es la situación de la Iglesia Adventista en Suecia?

Somos 3.300 adventistas en un país de aproximadamente ocho millones de habitantes. Tenemos dos centros de salud y una escuela secundaria con internado, Ekebyholmsskolan, donde doy charlas regularmente. En este momento nuestra feligresía en Suecia no está aumentando como nos gustaría.

Nuestra propia iglesia en Boras es bastante dinámica, con muchos jóvenes y familias jóvenes. Les prestamos atención especial a las actividades juveniles. Tenemos algunos alumnos que van a la Universidad Gothenburg. Sabemos por experiencia que si dedicamos tiempo a nuestros niños y jóvenes, animándolos a participar en la vida de la iglesia, la mayoría de ellos abrazará nuestra fe y se comprometerá con el mensaje y la misión que tanto amamos.

Entrevista por Ronald Strasdowsky. Ronald Strasdowsky (Doctor en Filosofía, Universidad de Freiburg) es el director de educación y representante de Diálogo para la División Euro-Africana, en Berna, Suiza.

La dirección de la señora Ingrid Klämberg es: Kvarnberga Pl 5508; 505 94 Boras; Suecia.