Kay Kuzma: Diálogo con una adventista con pasión por los valores familiares

Mírala enseñando por televisión vía satélite. Siéntate en alguno de sus omínanos. Habla con sus estudiantes en la universidad. O lee cualquiera de sus numerosas publicaciones. Tú descubrirás instantáneamente que Kay Kuzma es una persona con una sola pasión. La pasión por los valores familiares y la felicidad del hogar. Casada con un bioestadístico y madre de tres hijos ya mayores, la doctora Kuzma (más conocida como la Dra. Kay) es muy respetada como educadora, autora y conferenciante. Todo lo que ella hace está vinculado con su interés por la sobrevivencia de las familias jóvenes de hoy, en un tiempo y en una cultura que parecen estar erosionando el concepto de unidad, solidaridad y tiempo familiar, tan valorado no hace mucho tiempo.

La Dra. Kuzma se graduó de la Universidad de La Sierra, obtuvo una maestría en psicología evolutiva en la Universidad Estatal de Michigan y completó un doctorado en educación de la primera infancia en la Universidad de California, Los Angeles. Es fundadora y directora de Asuntos de Familia, una organización cristiana sin fines de lucro, establecida en 1982, para promover las buenas relaciones familiares. Lleva publicados más de 35 libros, ha escrito centenares de artículos, ha aparecido en numerosos programas de televisión, ha sido oradora de muchos retiros femeninos, ha dirigido seminarios sobre matrimonio y paternidad, y actualmente conduce un programa radial diario titulado: "¿Tiene un minuto para su familia?", que se difunde por más de ochocientas emisoras.

La carrera de escritora de Kuzma comenzó como parte de una resolución conyugal de Año Nuevo hace algunos años. Su esposo, Jan, le sugirió que cada uno de ellos escribiera un artículo profesional durante el año. "El escribió dos", recuerda Kuzma riéndose entre dientes, "y ambos fueron publicados; yo escribí uno y fue rechazado". Pensó que nunca volvería a escribir otra vez. Pero pocos años más tarde leyó un artículo promoviendo el castigo físico como una manera de disciplinar a los hijos. Ella cuenta: "Yo estaba furiosa. Estaba tan enojada que le grité a mi marido: '¡Cómo pueden decir algo así!'" Kuzma dice que su esposo le replicó: "Si te molesta tanto, no me grites; escribe una refutación".

Cuando la Dra. Kuzma vio su primer artículo publicado, explica: "Me pasó algo extraño. Fue como sí Dios pusiera sobre mi corazón la responsabilidad de escribir". Considera su éxito como un llamado y un don divinos y cree que Dios le ha abierto la puerta para compartir un importante mensaje con el mundo. Y como consecuencia, miles han sido bendecidos.

La Asociación de Mujeres Adventistas ha reconocido recientemente la contribución de Kuzma honrándola con el premio de "Mujer del Año 1998" en el renglón de vida familiar.

¿Cuál considera usted que es el más importante desafío que enfrenta la familia?

El carácter de nuestros hijos. Si preparamos a nuestros hijos adecuadamente durante los primeros años y los tratamos de tal manera que vean a Dios como un Dios amante, muchos problemas serán aliviados. El desarrollo del carácter es un deber muy amplio, porque incluye básicamente todo: conducta, pensamientos, actitudes y emociones. Yo me he dedicado al estudio de un programa completo que abarca el desarrollo de los niños desde el nacimiento, a través de la escuela
secundaria, hasta la preparación para el matrimonio y la crianza de la siguiente generación.

Muchos padres toman un curso sobre paternidad sólo cuando tienen problemas con sus hijos. Cuando el pequeño de dos años hace resonar su piececito contra el piso para decir "¡No!", entonces los padres comienzan a pensar: "¿Cómo puedo hacer para que diga 'Sí'?" Mi sugerencia es que antes de la dedicación del bebé los padres deberían tomar un breve curso sobre desarrollo del carácter. Ellos debieran aprender cómo se desarrolla un niño y qué es lo que pueden esperar de él en las diferentes etapas de su crecimiento. Por esa razón he preparado el material para la dedicación del bebé y colaboré en la serie Ladder of Life (publicada por Review & Heraid).

¿Cómo se puede mantener una relación conyugal que no sólo permanezca sino que también prospere?

Debe empezarse desde el mismo comienzo. Incluso antes del casamiento es muy importante hacer decisiones apropiadas. Es fácil "enamorarse" de alguien, si uno comparte suficiente de sí mismo con la otra persona. Pero muchas de las personas de las cuales uno podría llegar a enamorarse no son la clase de personas con las que a uno le sería fácil convivir.

En el matrimonio la dedicación es absolutamente vital. Si ambos se dedican el uno al otro los cónyuges pueden superar situaciones de enfermedad, pérdida financiera o cualquier otra dificultad, con la ayuda de Dios. El amor puede renovarse.

En cierto modo, el matrimonio es como una serie de transacciones dentro de una relación bancaria. Uno puede hacer ciertos depósitos dentro de la cuenta de su cónyuge y ciertas extracciones. Si uno hace demasiadas extracciones de la cuenta por causa de críticas o enojo, o porque no pasan demasiado tiempo juntos, pronto va a encontrar que en su cuenta de amor le va a quedar muy poco o nada. Y si uno hace demasiados depósitos en la vida de alguna otra persona que no es su cónyuge, o se están haciendo depósitos ajenos en su propia cuenta, la cuenta de esa persona va a crecer dentro de su corazón y uno comenzará a enamorarse de aquella otra persona. Así es como comienzan los amoríos. De manera que el objetivo es mantener el depósito de amor en la cuenta de su esposo o esposa al máximo o rebalsando. Y tener cuidado con las extracciones.

Muchos estudiantes universitarios tratan de hacer malabarísmos con su matrimonio, sus hijos, sus clases y su trabajo. ¿Qué pueden hacer para que su vida sea más llevadera?

Es muy difícil criar una familia y realizar estudios a la vez. Yo aliento a la gente joven a obtener toda le educación que les sea posible adquirir antes de que tengan hijos, porque generalmente al tener una educación de mayor nivel pueden aspirar a más posibilidades en su futura ocupación, lo cual les permitirá estar con sus familias cuando sea más necesario. Cuando uno está estudiando en la universidad y tiene esposa e hijos para sostener, es una situación que demanda tiempo y frecuentemente se debe renunciar a algo. En demasiados casos, los niños terminan soportando la parte más pesada, pasando horas en algún servicio de atención para niños y se encuentran con sus padres cansados cuando vuelven a la casa. A menudo se crían sin la atención paterna que necesitan para sentirse realmente amados.

Si los estudiantes se sienten estresados por lo mucho que tienen para hacer y sus hijos sufren por la situación, deberán reevaluar y planear su formación académica y sus carreras de tal manera que puedan adaptarse a la etapa en la que se encuentran sus familias. Esto puede requerir sacrificios financieros; lo cierto es que si se atienden las necesidades emocionales o afectivas del esposo o esposa e hijos, entonces todo lo demás llegará con el tiempo; habrá oportunidad luego de obtener la educación y el trabajo que ha estado esperando.

No se debe hacer todo a la vez si el precio para lograrlo es que la familia termine postergada, y tampoco tratar de lograr todo por sí solo o sola. Uno debe ser humilde y pedir ayuda a la familia de la iglesia o a los amigos para evitar que los hijos tengan que sufrir. Si uno experimenta fuertes manifestaciones emocionales debidas al estrés, es probable que proyecte sus frustraciones sobre las personas con las que uno vive. Un buen grupo de apoyo puede ayudarle a capear una situación tal. Además, los padres con hijos mayores son magníficas fuentes de consulta y recursos. Con frecuencia ellos pueden disfrutar de hacerse cargo de un bebé mientras la joven madre toma una o dos clases nocturnas por semana.

En muchas ocasiones cuando la gente está en situaciones difíciles tiene temor de ir a ver un psicólogo para recibir ayuda. ¿Cómo la animaría a hacerlo?

Les recomendaría tomar las sesiones de apoyo como un programa de enseñanza personalizada, como es el caso de los cursos de estudios independientes que se toman en la escuela de graduados de la universidad. Uno puede asistir a una clase numerosa para recibir apoyo general, o a una sesión de apoyo para recibir ayuda de manera personal, donde podrá aprender más rápido y avanzar más definidamente hacia la solución de sus problemas.

Los pequeños grupos pueden ayudar a la gente a encontrar la causa de por qué hace lo que hace. Los doctores Ron y Nancy Rockey, miembros del equipo del servicio de salud familiar del programa Faith for Today, creen que la mayoría de la gente que tiene problemas emocionales puede, contando con la ayuda del Señor, tratar esas situaciones si dispone de la información adecuada. Ellos han desarrollado un excelente juego de videos y manuales que pueden ayudar a los estudiantes a conocerse mejor a sí mismos.

El conocimiento que el Señor nos ha dado para sanar y restaurar relaciones quebrantadas es increíble. Los que creemos que él viene pronto debemos saber que Dios quiere que los corazones de los padres se vuelvan hacia los de sus hijos y que los corazones de los hijos se vuelvan hacia los de sus padres. Yo creo que el Señor nos ayuda a reunir esta información para presentarla de manera completa con el fin de que las familias puedan encontrar sanidad y estar listas para el regreso de Jesús.

¿Qué les diría usted a los estudiantes que están enfrentando importantes decisiones en la vida?

Cuando miro hacia atrás en mi vida, veo que los fracasos han sido siempre hitos hacia el éxito. Pienso que cualquier persona que alcanza el éxito verdaderamente no lo logra en el vacío. En mi vida, una red de familiares y amigos cuidó tanto de mí como para compartir un poco más de su tiempo conmigo, con el propósito de animarme y ayudarme a estar por encima y más allá de donde siempre pensé que podía llegar.

Dios me dio esta vocación. No fue mi plan; Dios abrió las puertas. Cuando nosotros somos capaces de obtener una educación superior, ésta representa un regalo que recibimos de aquellos que nos animan y constituye un don divino. Y porque es un regalo, tenemos la responsabilidad de hacer algo por los demás: "De gracia recibisteis, dad de gracia" (S. Mateo 10:18).

Entrevista de Michael Peabody. Michael Peabody es estudiante de leyes en la Universidad Pepperdine, Malibú, California. Su dirección electrónica es: mike@I-empire.com La dirección de la Dra. Kuzma es: Family Matters, 990 Red Hill Valley Road, SE, Cleveland, Tennessee 37323, E.U.A. Dirección electrónica: 74532.333@compuserve.com Número de teléfono para llamar a Family Matters, sin cargo, en E.U.A.: 18003095683.