Yoshinori Namihira: Diálogo con un ingeniero japonés, investigador en fibras ópticas

Puede un ingeniero adventista sobrevivir en el mundo competitivo de la tecnología moderna y obtener reconocimiento profesional? “Sí”, dice el Dr. Yoshimori Namihira, jefe principal de proyectos e ingeniero investigador del International Telephone and Telegram Company (Kokusai Denshin Denwa Research and Development Laboratories, o KDD R&D Labs), Tokio, Japón.

El Dr. Namihira es hijo de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Nació en Okinawa cuatro años después del fin de la guerra, recibió su título de bachiller en ingeniería eléctrica de la Universidad de Ryukyu, Okinawa, y el grado de magíster y de doctorado en ingeniería eléctrica en comunicaciones de la Universidad Tohoku, Sendai, Japón. En 1979 se unió a los laboratorios KDD R&D. Desde entonces, ha estado ocupado en investigaciones sobre las características de la fluctuación de polarización, la dispersión del modo de polarización (PMD), lo métodos de los coeficientes de medición no lineales de las fibras ópticas en la modalidad de fibras ópticas individuales y cables submarinos de fibras ópticas.

Profesionalmente, los logros del Dr. Namihira son impresionantes. Su trabajo ha recibido el reconocimiento nacional e internacional. En 1984 recibió el Premio Electronics Letters Premium, del Instituto de Ingenieros Electricistas del Reino Unido por su investigación de los efectos del hidrógeno sobre el aumento de las pérdidas en las fibras ópticas. El año siguiente recibió el Premio del Presidente de la Compañía de las oficinas centrales de la KDD R&D por la investigación hecha sobre la permeación del hidrógeno en las fibras ópticas. En 1990 y 1992 recibió los premios al Mejor Trabajo en la Conferencia Internacional de Opto-Electrónica en el Japón por su trabajo sobre las mediciones de PMD en las fibras ópticas. En 1994, en Atlanta, Estados Unidos, se le otorgó el premio al Mejor Trabajo en el 42° Simposio Internacional de Cables y Alambres (JWCS ‘93) por su presentación sobre la reducción del PMD en las fibras ópticas. El año pasado, la Conferencia de Comunicaciones con Fibras Ópticas, la mayor conferencia sobre fibras ópticas en el mundo, lo eligió como miembro de la Comisión de Programas Técnicos.

El Dr. Nahimira es actualmente miembro del Institute of Electronics, Information, and Communication Engineers del Japón así como del Institute of Electrical and Electronics Engineers en los Estados Unidos. Ha sido coautor de siete libros técnicos que son ampliamente utilizados por los estudiantes universitarios y posee 31 patentes técnicas.

Su pesado horario de trabajo no impide que el Dr. Nahimira desempeñe un papel activo en su iglesia. Es uno de los ancianos de la iglesia adventista de Hachioji y director de un equipo que planifica los programas de extensión evangelizadora.

Yoshinori Namihira y su esposa, Michiko, tienen

una hija, Ai, y un hijo, Koyo.

Dr. Namihira, ¿puede usted contarnos cómo llego a ser adventista?

Hace aproximadamente 30 años, mi hermano menor Yoshinobu Namihira, que ahora es médico y vive en Vicksburg, Misisipí, Estados Unidos, asistió a una serie de reuniones evangelizadoras en Okinawa, Japón. Dirigía esta serie el profesor Toshio Yamagata, un científico adventista de 89 años de edad. Después que mi hermano se bautizó, me invitó un sábado a asistir a su iglesia el Día de las Visitas. Allí me encontré con el ahora fallecido pastor Warren Hilliard, uno de los primeros misioneros norteamericanos al Japón. Quedé profundamente impresionado por el compromiso cristiano del pastor Hilliard. Esto me llevó a conocer más acerca de la fe y el estilo de vida adventistas y tomé estudios bíblicos con el pastor Mitsuhiko Hayashi y el profesor Toshio Yamagata, en Sendai, Japón. Se abrió delante de mí un nuevo mundo de fe y pronto me uní a la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Sendai.

Usted recibió toda su formación superior y universitaria en instituciones no adventistas. ¿Encontró algún problema por causa de su compromiso de fe, como ser la observancia del sábado?

Cuando estaba trabajando para obtener mi doctorado en la Universidad Tohoka, mi primer artículo técnico, “Los efectos del estrés mecánico en la transmisión por fibras ópticas”, fue escrito en japonés. Este artículo debía ser evaluado por las Fuerzas Aéreas norteamericanas. Ellos querían usar las fibras ópticas para sus aviones y solicitaron una versión en inglés de mi artículo. Mi profesor, el Dr. Yasuto Mushiake, el profesor asistente, Dr. Masaki Kudo, y yo trabajábamos en la traducción. Sin embargo, como era mi costumbre, fui a la iglesia el sábado. Aunque mi profesor sabía que yo asistía a la iglesia el sábado, le pidió a su secretaria que me llamara a la iglesia para decirme que debía volver para continuar el trabajo de traducción.

Esto me planteó un verdadero dilema. ¿Debía obedecer a mi profesor y quebrantar el sábado, o correr el riesgo de perder el favor de mi profesor, y tal vez, poner en peligro mi futuro en la universidad, y eventualmente, mi carrera? Mi programa doctoral estaba en juego, pero escogí no quebrantar el sábado, y me quedé en la iglesia. Después del culto, al subir a nuestro automóvil, mi esposa y yo oramos sobre el asunto y lo dejamos en las manos de Dios para que él obrara su voluntad a su manera. Al regresar a casa, mi himno favorito resonaba en mi corazón: “Prefiero a mi Cristo”. Me sentía en paz. Había dejado mi carga sobre Jesús y yo sabía que él se encargaría de las cosas. Creía firmemente que Dios proveería para mi futuro, aunque tuviera que abandonar la universidad. Decidí reclamar al pie de la letra la promesa de Génesis 22:8: “Dios proveerá”. Y en verdad, Dios proveyó en mi caso. Mi profesor comprendió mi posición, completé mis estudios graduados y obtuve mi doctorado con distinción.

¿Qué clase de problemas tiene usted al trabajar en una organización no adventista y cómo los resuelve?

Puedo recordar un problema que tuve hace unos 15 años. En ese momento hacíamos planes para un proyecto grande: probar el tendido de un cable óptico submarino en el Océano Pacífico. La prueba estaba programada para un sábado de tarde. Yo estaba en un aprieto. Mientras pensaba sobre mi problema, recordé el relato registrado en Marcos 4:39-41, en donde se describe a Jesús como el Señor que domina el mar. Después de todo, él es el Creador de la tierra y del mar. Me dirigí a él pidiendo ayuda y oré fervorosamente que Dios enviara viento para agitar el agua. El pronóstico meteorológico había predicho mar en calma: la condición perfecta para la prueba. Pero alrededor de la media noche del día anterior, un viento fuerte comenzó a agitar las olas, y pronto se transformó en una tormenta. El tiempo reinante no era seguro para nuestro experimento y la prueba fue postergada para otro día. Mi problema del sábado quedó resuelto y me encontré en la iglesia agradeciendo a mi Dios por las maravillas que realiza para permitirnos mantener nuestra fe. Compartí mi experiencia ese día con los demás hermanos. Dios nunca nos pide algo para lo cual no provea el camino y el poder.

Usted ha trabajado en un ambiente secular la mayor parte de su vida. ¿Qué clase de oportunidades tiene para testificar a sus colegas en cuanto a su fe?

Hay aproximadamente 150 personas que trabajan en los Laboratorios KDD R&D. Ocurre que yo soy la persona que posee el mayor número de premios. Mis colegas están impresionados, y a menudo me preguntan cuáles son los secretos de mi éxito. Mi respuesta es: “Recibo todas las ideas y la inspiración por asistir a una iglesia cristiana cada sábado”. Además, sólo tomo alimentos saludables: cada vez que asisto a una reunión social en la compañía, puedo testificar ante mis colegas al abstenerme de tomar bebidas alcohólicas. En cambio, tomo infusiones de hierbas o jugos de fruta. Mi elección en cosas tan sencillas como estas hace que ellos me hagan preguntas y nos ponemos a hablar acerca de mi fe. Para mi sorpresa, algunos de mis colegas han adoptado el estilo de vida adventista.

Recuerdo otro caso. En 1982 habíamos descubierto que el problema del aumento en la pérdida en las fibras ópticas era debido al hidrógeno. Para confirmar mi teoría, medía los datos todos los días, con excepción del sábado. A pesar del hecho de que perdía los datos un día por semana, mi artículo recibió el premio al mejor trabajo del Instituto de Ingenieros Electricistas del Reino Unido.

En su lugar de trabajo, ¿de qué manera recupera sus ausencias de los días sábados?

El horario de trabajo en los laboratorios KDD R&D abarca una semana de seis días. Pero yo no trabajo los sábados. Sin embargo, estoy siempre ocupado y trabajo con mucho esmero desde el lunes hasta el viernes, y mis colegas aprecian mi posición y mis contribuciones. Soy un obrero que trabaja a conciencia, y la compañía valora mi trabajo.

¿Qué consejo puede dar a los estudiantes adventistas que están estudiando en instituciones no adventistas, o a los feligreses adventistas que trabajan en organizaciones no adventistas?

Mi consejo es sencillo. Haz siempre lo mejor que puedas. Permite que tu vida y tu trabajo den testimonio de tu fe. El consejo de Elena White en El camino a Cristo todavía es válido: “El apóstol dice: ‘Cada uno permanezca para con Dios en aquel estado en que fue llamado’. 1 Corintios 7:24. El hombre de negocios puede dirigir sus negocios de modo que glorifique a su Maestro por su fidelidad. Si es un verdadero discípulo de Cristo, pondrá en práctica su religión en todo lo que haga y revelará a los hombres el espíritu de Cristo. El obrero manual puede ser un diligente y fiel representante de Aquel que se ocupó en los trabajos humildes de la vida, entre las colinas de Galilea. Todo aquel que lleva el nombre de Cristo debe obrar de tal modo que los otros, viendo sus buenas obras, sean inducidos a glorificar a su Creador y Redentor” (pp. 81, 82).

Dios recompensará a los estudiantes y a los empleados cristianos fieles, no importa dónde estudien o trabajen. Estoy convencido que él ha cumplido esta promesa en mi propia vida.

Entrevista de Mary Wong. Mary Wong (Ph. D., Michigan State University) es directora del ministerio de los niños, del ministerio familiar y del ministerio de la mujer en la División Asiática del Pacífico Norte de los Adventistas del Séptimo Día, en Seúl, Corea. Su dirección electrónica: mhwong@kornet.net La dirección del Dr. Namihira es: 2-1-15 Ohara, Kamifukuoka; Saitama 356-8502; Japón. Su e-mail: namihira@kddlabs.co.jp