Gloria Diokno: Diálogo con una catedrática e investigadora universitaria de Filipinas.

Gloria Diokno es una investigadora social y docente universitaria. Durante aproximadamente 35 años la Dra. Diokno ha sido una profesora sobresaliente dedicada y consagrada al desarrollo de la comunicación, junto con la búsqueda de la superación tecnológica que contribuya a restaurar la calidad de los bosques y tierras de cultivo. Asimismo, se ha interesado por la promoción de la utilización equitativa de los recursos naturales. Actualmente es una investigadora social en el Instituto de Investigación Forestal dependiente de la Universidad de Filipinas, con sede en Los Banos.

Nacida en las Filipinas, Diokno se graduó de la Adventist University Philippines, con especialización en inglés, cuando esa institución todavía era todavía un colegio superior. Sus notables logros académicos le permitieron obtener becas académicas para alcanzar tanto la maestría como el doctorado en la University of Philippines, con sede en Los Banos, en 1971 y 1978 respectivamente.

Recibió una profunda influencia de sus padres adoptivos, que se convirtieron al adventismo en los albores de la década de 1950. La Dra. Diokno se unió a la Iglesia Adventista en 1954. Su gran anhelo de mejorar la educación adventista y de servir a la iglesia la inspiraron a participar activamente en comisiones de administración, mesas directivas y comisiones ejecutivas de la Unión del Norte de Filipinas y el Instituto Adventista Internacional de Estudios Avanzados.

Junto con la organización de los ministerios femeninos en la Iglesia Adventista hacia 1995, la Dra. Diokno captó la visión de dirigir e inspirar a otras mujeres a “levantarse, brillar y servir”. Desde 1997 se ha desempeñado como presidenta de la Asociación Femenina de la Misión del Centro-Sur de Luzón, Filipinas.

Gloria Diokno y su esposo, José Ramos Diokno, un marino mercante, tienen un hijo que trabaja para el estado filipino. El amor de la Dra. Diokno por el Señor y su pasión por compartir a Cristo con sus alumnos y colegas continúa inspirando a muchos miembros, especialmente a las mujeres, para servir al Señor como lo hace ella.

Dra. Diokno, ¿cómo se decidió por hacer carrera en la enseñanza y la investigación?

Yo creo que mis padres adoptivos tuvieron una enorme influencia en la elección de mi carrera. Cuando tenía diez años ellos me llevaron a formar parte de su familia. Por entonces, tanto mi mamá como mi papá eran maestros de una escuela de iglesia; luego uno de ellos entró a enseñar en la escuela pública mientras el otro continuaba enseñando en la adventista. Amaban tanto lo que hacían que estoy segura que ello dejó su sello en mí también. Aunque no me persuadieron para que fuera una docente, sirvieron como muy buenos modelos durante esos importantes años de mi vida.

¿Podría contarnos algo sobre su profesión?

He dictado la cátedra de inglés y ciencias sociales por muchos años en una de las universidades estatales de Filipinas. Actualmente doy clases de periodismo, composición literaria y metodología de la investigación en las ciencias sociales. Además, me desempeño como directora de una publicación regional, y de otras dos de circulación internacional en las áreas de investigación, comunicación global y ciencias sociales. Actualmente estoy asumiendo más responsabilidades como investigadora en ciencias sociales en la universidad.

¿Qué tipo de investigación científica conduce usted?

Estoy trabajando bastante en investigación para la Oficina de Investigación y Desarrollo, que depende del Departamento de Recursos Naturales y Medio Ambiente de las Filipinas. Por ejemplo, el gobierno está tratando de reubicar en otras regiones del país a los agricultores que usan técnicas de cortar y quemar que agotan la tierra. Yo llevo a cabo encuestas y estudios para identificar alternativas que los ayuden a desarrollar prácticas de conservación y nueva tecnología para enfardar carbón verde.

Por favor, háblenos de sus antecedentes adventistas.

Mi madre era adventista, pero falleció cuando yo era todavía muy pequeña. Entonces, por la providencia divina, fui adoptada por padres cristianos. Algunos años más tarde ellos aceptaron la fe adventista y se bautizaron; yo me bauticé poco tiempo después. Mis padres adoptivos abrazaron su fe adventista con fidelidad y se consagraron a brindarme una educación cristiana. Soy adventista desde hace 46 años.

¿Le trae problemas enseñar en una universidad pública como adventista?

No, en absoluto. No tengo problemas con el sábado porque mis clases están dentro de la semana de cinco días laborales que se cumple en la universidad. El único problema es la agenda de eventos y compromisos sociales durante los viernes de tarde o los sábados. Pero, como en la universidad saben que guardo el sábado desde la puesta del sol del viernes hasta la del sábado por la tarde, mis administradores y colegas respetan mis creencias y mi práctica. De hecho, tratan de encontrar el mejor momento para favorecer mi participación e incluso tratan de respetar mis preferencias alimentarias.

¿De qué manera comparte su fe con sus colegas y estudiantes?

Generalmente me mantengo atenta a fin de conseguir buenos descuentos en publicaciones que compro para regalar a mis colegas y estudiantes, libros sobre salud, relaciones humanas, espirituales y religiosos, como El conflicto de los siglos y El camino a Cristo. Además los invito a mi iglesia el Día de Visitas, les doy lecciones de La Voz de la Esperanza y los invito a disfrutar conmigo cantando algunos de los grandes himnos del Himnario adventista.

¿Qué le brinda a usted mayor satisfacción en su trabajo en la universidad?

Una cosa que verdaderamente me da gran alegría y satisfacción es notar que algunos de mis colegas y estudiantes me observan como un modelo de vida saludable. Les hablo de los efectos dañinos de comer entre comidas y consumir café, té y alimentos ricos en grasas. De manera que ahora cuando estamos en reuniones o clases, han dejado de servir alimentos entre comidas. En lugar de café y bebidas gaseosas, sirven agua. Me siento bien cuando me preguntan sobre los conceptos básicos de la salud e higiene adventistas sintetizados en la lista de los ocho “remedios” naturales: nutrición, ejercicio, agua, luz solar, temperancia, aire, descanso, confianza en Dios. Y colaboro dando seminarios sobre esos principios de salud.

¿Qué responsabilidades ha tenido usted al servir a la Iglesia Adventista como una profesional laica?

He conducido seminarios y convenciones, retiros y otras actividades de la iglesia. También he participado como miembro de juntas directivas escolares, comisiones administrativas, y de comités ejecutivos de división, unión y misión por muchos años. Me siento feliz de prestar mi servicio a la Iglesia Adventista, aún cuando no soy una empleada de la organización.

¿Cuándo fue la primera vez que participó en los ministerios femeninos?

Creo que fue cuando fui nombrada como coordinadora de dichos ministerios en mi iglesia local de Calambar. El año siguiente la directora de ministerios femeninos de la misión convocó a una reunión de todas las coordinadoras de las de iglesias de la misión para participar en la organización de una asociación de mujeres. En esa ocasión fui elegida presidenta de la Asociación Femenina de la Misión Centro-Sur de Luzón. Simultáneamente, me eligieron como presidenta de la Asociación de Mujeres de la Provincia de Laguna, en el distrito local.

¿En qué tipo de actividades se ha involucrado con las otras mujeres de su asociación?

Organizo retiros para mujeres, reuniones de camaradería y seminarios de entrenamiento y enriquecimiento espiritual para dirigentes. Como medio de testificación hemos iniciado un servicio regular de visitación a las prisiones que ya se halla en su cuarto año de actividad. Cada semana ayudamos a los reclusos a completar las lecciones bíblicas de La Voz de la Esperanza. Entonces, cuando hay algunos que desean ser bautizados, llamamos al pastor local o al anciano de la iglesia para que culminen el proceso. Además, estoy trabajando con las damas de la iglesia en la planificación de campañas de evangelismo que abarcan todo el territorio eclesiástico de la misión.

¿Considera usted que su liderazgo en las actividades evangelísticas de iniciativa femenina se halla en conflicto con sus responsabilidades de docencia en la universidad?

De ninguna manera. En rigor, ello complementa mi trabajo dentro de la especialidad de ciencias sociales. Participamos en los proyectos conocidos como Mujeres y Desarrollo. Ayudo en el área de salud cuando introduzco los principios de salud a las mujeres. Otra área en la que colaboro es en la instrucción y capacitación práctica de técnicas de alimentación y trabajo doméstico tales como hacer jabón, coser ropa, etc. El tipo de conferencias que doy durante las reuniones evangelizadoras pueden adaptarse a mis cátedras.

¿Qué consejo le gustaría ofrecer a nuestros estudiantes en universidades estatales?

Recuerden mantenerse firmes y observar una vida coherente con el estilo de vida adventista. No oculten su fe. Sean valientes y practiquen sus creencias y valores adventistas. Hagan todo lo posible para compartir su fe de la mejor manera y Dios los bendecirá.

Entrevista de Linda Mei-Lin Koh. Linda Mei-Lin Koh (Ed.D., Andrews University) dirige los ministerios de niños, familia y femeninos en la División Asiática del Pacífico Sur de la Iglesia Adventista. Su dirección postal es: P.O. Box 040, Silang, Cavite 4118, Filipinas. Su e-mail: 102555.311@compuserve.com La dirección postal de la Dra. Gloria Diokno es: ERDB; University of Philippines; Los Banos; Laguna; Filipinas. E-mail: erdb@laguna.net