Neville Clouten: Diálogo con un arquitecto y pintor adventista

El Dr. Neville Clouten ha viajado por el mundo con su carpeta de bocetos en mano, recogiendo impresiones que han inspirado su filosofía docente, sus ideas sobre arquitectura y sus originales acuarelas. En la actualidad, dirige talleres de acuarela en cruceros del Queen Elizabeth II y el Queen Mary II, así también como en viajes culturales por los ríos de Europa.

Clouten recibió sus títulos en arquitectura en la Universidad de Sidney, Australia, y en la Universidad del Estado de Ohio, Estados Unidos, y su doctorado en la Universidad de Edimburgo, Inglaterra. Es miembro del Instituto Real de Arquitectos de Australia, y fue honrado con el Premio Presidencial para Michigan del año 2000 conferido por el Instituto Americano de Arquitectos. Participó como investigador en el proyecto de la Casa de la Ópera en Sidney y como arquitecto en Estocolmo, Suecia.

Durante las últimas tres décadas se ha dedicado a la enseñanza de la arquitectura. A partir de 1980 se desempeñó como el primer director del Departamento de Arquitectura en la Universidad Andrews. Desde 1990 a 2003 fue decano del Colegio de Arquitectura y Diseño de la Universidad Tecnológica Lawrence en Southfield, Michigan.

Ha publicado más de 60 artículos en revistas de arquitectura, arte, ciencia, y educación. El libro Academic Life refleja su sentido de humor y su filosofía sobre el proceso de la creatividad. En el prólogo a la obra, Paul Stephenson Oles describe a Neville Clouten como un catedrático de éxito que goza de una “estrecha familiaridad” con su campo de estudio, y como un “ser humano completo…que dejó de lado lo establecido para inventar nuevas reglas”.

Resulta inspiradora la búsqueda constante de Clouten por comprender el proceso creativo y su deseo de animar a otros a experimentarlo. Durante la entrevista que concedió a Diálogo, declaró: “Con el paso de los años, la creatividad en la experiencia humana se ha convertido en mi tema fundamental”. En uno de sus cursos, un grupo de estudiantes diseñó un nuevo prototipo de barra de chocolate que luego se convirtió en un producto comercial.

Clouten ha exhibido sus acuarelas y bocetos en muestras de arte reconocidas y ha obtenido varios premios, incluyendo el de la Sociedad de Acuarelistas de Michigan. Sus obras de arte forman parte de colecciones privadas y se exhiben en oficinas empresariales.

Dr. Clouten, ¿podríamos empezar hablando sobre su carpeta de bocetos?

Durante casi toda mi vida he llevado conmigo mi carpeta de bocetos. Me fascina captar tanto el momento como el lugar, y registrar en ella con exactitud mis impresiones. Hago algunos de los bocetos para entretenerme, mientras que con otros procuro comunicar al eventual observador algo que es visualmente interesante.

¿Prefiere algún tema en particular ?

He sido influido por mi padre, que fue pescador. De modo que tanto el mar como los lagos juegan un papel importante en mis composiciones. Una de mis últimas acuarelas es “Marea baja en Boccadasse, Italia”. La arena de la playa entre el bote varado y la marea que llega producen una sensación de expectativa.

¿Quién ha tenido especial influencia en sus ideas y expresión artística?

Primero, mi profesor de arte en la Universidad de Sidney, Lloyd Rees. Su personalidad dejó una fuerte impresión en mí y además fue mi mentor. Sus clases eran memorables y en ellas compartía sus experiencias. Atesoro sus cartas, en una en las cuales el Dr. Rees expresa su aprecio por alguna de las cosas sencillas que hice en sus clases, como participar en un proyecto de arte o conversar tomando un refresco juntos. También tengo una deuda con Donald Schon, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, quien con sus escritos sobre la práctica reflexiva y su amistad personal enriqueció mi propia labor profesional y mi interés por el arte y la enseñanza.

¿Por qué se siente atraído hacia la acuarela como medio artístico?

Me fascina la manera en que este medio genera su propia atmósfera. Me encanta entrar en un diálogo con el papel y la pintura y observar cómo la temperatura y la humedad producen variaciones. El secado de la acuarela frecuentemente ofrece resultados inesperados. Ese proceso me resulta entretenido mientras registro mis impresiones y, con frecuencia, disfruto de los resultados.

¿Cómo definiría usted el proceso creativo?

Crear es buscar conectarse con otros; vale decir, comunicarse con el propósito de establecer una conexión. De esa manera se conectan, por ejemplo, las convicciones religiosas con el arte y se las comparte con otros. Eso es lo que Elena White afirmaba cuando escribió que todos somos capaces de crear y tenemos el poder otorgado por Dios para pensar, decidir y actuar.

¿Tiene usted una filosofía del arte?

Estas son algunas de mis convicciones: El proceso creativo provee un modelo para reflexionar sobre mis actividades como docente, administrador y artista. Las fotografías me recuerdan experiencias, pero no puedo competir con la naturaleza. El realismo en el arte no me resulta satisfactorio. Es posible compartir con otros mediante el arte las percepciones propias y una visión de la vida. La observación de un aspecto de la naturaleza o de la arquitectura puede generar un aluvión de ideas. A veces soy capaz de poner sobre el papel algunas de esas ideas y compartirlas con otros. Hasta es posible proyectar pasión en una acuarela.

Entonces, ¿qué es el proceso creativo?

La creatividad comienza por una necesidad real y humana que se intenta satisfacer. Este es el momento liminal en arquitectura. ¿Debería erigirse un nuevo edificio o no? ¿De qué tipo? Este proceso puede observarse tanto en el Génesis como en el Nuevo Testamento. La creatividad requiere de aguda observación. Consiste en definir el problema, resolverlo y reflexionar sobre ese proceso. Esto requiere análisis y síntesis; las ideas deben pasar por un filtro para decidir si tienen algún valor. Ese es un momento creativo. Tomar un lápiz es para mí un símbolo de la continuidad entre esta vida y el cielo. La creatividad se manifiesta en el culto de adoración, la música, los instrumentos musicales, la arquitectura, y la literatura de las Escrituras. Pienso que en la Tierra Nueva avanzaremos en el proceso de la creatividad. La última fase de ese proceso es la comunicación. Incorporar a otros en este proceso forma parte de la pasión creativa.

Como profesional cristiano, ¿qué es lo que le ha proporcionado la mayor satisfacción?

Estoy satisfecho con mi carrera en arquitectura. He ganado concursos con mis ideas y proyectos. He diseñado iglesias, y recuerdo con placer especial una capilla para un centro geriátrico, en cuyo proyecto se incluía todo, desde el edificio al equipamiento de las luces y los vasos de la comunión. He experimentado satisfacción como profesor y como dirigente-siervo, trabajando con diferentes tipos de personas y elaborando distintos métodos de enseñanza. Soy muy consciente de la conducción de Dios en mi vida, y reflexiono sobre ello en un libro que estoy preparando. Además, he percibido reflejos del Dios Creador en mis limitadas excursiones por el proceso creativo.

De todas sus experiencias en la vida, ¿hay alguna que le gustaría compartir?

Mi esposa, Norene, y yo habíamos dedicado cierto viernes a dibujar bocetos de las ruinas mayas en las selvas del sur de México. A media tarde íbamos en nuestro Volkswagen por la Carretera Panamericana buscando un sitio donde acampar. La falta de señales en el camino junto con la ambigua información del mapa nos retrasaron. Queríamos llegar antes del atardecer. Mientras ascendíamos por un empinado camino de montaña nos cruzamos con otro automóvil. El que conducía nos preguntó: “¿Adónde van?” “A Tuxla”, le contestamos. Entonces nos dijo: “Ustedes van por el camino correcto. Somos adventistas y vamos al Colegio Linda Vista, a unos pocos kilómetros más adelante. Vengan con nosotros”. Seguimos al Dr. Rodríguez y su familia, y los acompañamos durante el culto vespertino en el colegio. Allí nos encontramos con el Dr. Butler y su esposa, quienes insistieron en que nos quedásemos en su casa. Al despedirnos, nos dieron un paquete para la señora Graves, en la clínica que queda justo después de cruzar la frontera con Guatemala. Ella quedó agradecida por nuestra compañía y nos dio correspondencia para dejar en otro hospital adventista en Nicaragua. No sólo fuimos inspirados por la compañía de estos leales misioneros, sino que nos quedamos con la firme impresión de que la fe es insustituible en la experiencia cristiana, especialmente en medio de la turbulencia e incertidumbre de la vida.

¿Tiene algún consejo final para nuestros lectores?

Todos podemos combinar la pasión con la reflexión. Nuestras impresiones de la experiencia estética le añaden sabor al curso de nuestras vidas. El arquitecto holandés Aldo van Eyck comentó que “la arquitectura no puede hacer más y no debe hacer menos que favorecer nuestro retorno al hogar”. Si esto es verdad ecológicamente para el mundo secular, ello es escatológicamente muchísimo más importante para nosotros. Norene y yo hemos llegado a experimentar y apreciar lo que es una vida con significado. La compañía del Santo Espíritu, tanto en el sentido más amplio como en los específicos de la verdad sobre el futuro, no puede hacer más y no debe hacer menos que ayudarnos en el camino de regreso al Hogar que realmente cuenta.

Delyse Steyn es doctora en educación graduada en la Universidad de Sudáfrica. Actualmente dicta cursos de comunicación en la Universidad Andrews, Berrien Springs, Michigan.

La dirección postal de Neville Clouten es: 8695 Maplewood Drive; Berrien Springs, Michigan 4910; EE.UU. Teléfono: 269-47-4163. Email: nclouten@yahoo.com. Sus acuarelas pueden ser vistas en: www.nevilleclouten.com.