Dora Bognandi: Diálogo con una líder adventista dedicada a la libertad religiosa en Italia

La isla de Sicilia tiene la más elevada concentración de adventistas en Italia. Allí, en la ciudad de Piazza Armerina, nació en 1949 Dora Bognandi. Decidida aunque modesta, la señora Bognandi es conocida en todo el país por su dedicación a los ideales de la libertad religiosa. Actualmente representa la Fondazione Adventum, una rama de acción social de la Iglesia Adventista en Italia.

Dora fue bautizada en 1966 y ha trabajado para la organización adventista desde 1985. En 1992 fue nombrada asistente del pastor Ignazio Barbuscia, quien por entonces se desempeñaba como director del Departamento de Libertad Religiosa. En 1999 fue elegida directora de ese departamento y responsable de las comunicaciones de la Unión Italiana de la Iglesia Adventista. En el hogar que ella ha formado con el pastor Adelio Pellegrini han nacido dos hijos, que hoy también trabajan para la iglesia.

Señora Bognandi, ¿en qué circunstancias se unió usted a la Iglesia Adventista?

En realidad, no experimenté una conversión viniendo de otra religión o denominación ni del mundo secular, ya que mi familia ha sido adventista por varias generaciones. Sin embargo, durante mi juventud pasé por un período de indiferencia hacia la fe cristiana. Como suele suceder, uno debe sufrir alguna caída antes de querer mirar hacia arriba. Esos días difíciles me hicieron ver cuánto necesitaba a Dios y su amor. También me di cuenta de cuán importante es tener amigos que compartan nuestra fe. Sin la ayuda de Dios y la de mis familiares no hubiese podido levantarme.

¿Qué funciones desempeña usted como directora de los Departamentos de Libertad Religiosa y Comunicación de la Unión Italiana?

Mi tarea consiste en representar a la Iglesia Adventista ante la sociedad italiana. A pesar de mis limitaciones, me siento como la embajadora de la Iglesia ante la comunidad en su totalidad. Por otra parte, deseo que nuestra Iglesia conozca lo mejor de la cultura italiana y sus tradiciones religiosas, de modo que como adventistas podamos comunicar adecuadamente nuestra fe bíblica y nuestra misión única. Desde el Departamento de Libertad Religiosa me pongo en contacto con todas las instituciones religiosas, políticas y culturales del país. Me toca velar para que los derechos y la libertad de creencia, culto, conciencia y proclamación de los miembros de iglesia sean protegidos y respetados. Por otra parte, les enseño a que ellos también respeten los derechos y las convicciones de los demás ciudadanos. Y como directora de comunicaciones soy responsable de publicar nuestro periódico Il Messagero Avventista, y atender dos boletines adventistas que se difunden por internet: BIA, con noticias para los miembros de iglesia, y AND para el público general. Además, comunico la acción positiva y protejo el buen nombre de la Iglesia divulgando informaciones provenientes o relacionadas con ella por los distintos medios de comunicación.

¿Por qué la libertad religiosa tiene importancia para usted?

Porque es el fundamento de todas las libertades. La libertad religiosa representa la opción humana de creer o no creer en Dios de acuerdo con los dictados de la conciencia individual y sin interferencia externa. Creo que éste es un derecho fundamental. La constitución italiana garantiza esta libertad, como también garantiza el derecho individual de cambiar de religión y de proclamar la fe. Mi dedicación a la libertad religiosa me permite actuar más allá de toda organización política a fin de hablar de un Dios al cual todas las estructuras sociales deben someterse y en quien todos podemos encontrar significado y propósito en la vida. La libertad religiosa me concede la oportunidad de proclamar a un Dios justo y misericordioso. Me ayuda a respetar a la gente que tiene convicciones diferentes, pero con la que puedo cooperar para beneficio de la humanidad.

Como mujer, ¿qué características especiales puede usted aportar a las responsabilidades que cumple?

Posiblemente sea el cuidado e interés especial por los demás. Esta es una disposición que tiende a hallarse más comúnmente en las mujeres que en los hombres. Quizás la intensidad de ese interés que nos brota naturalmente sea un factor que facilita la acción que desarrollo.

Italia es predominantemente católica, ¿cuál es la posición de la Iglesia Adventista de su país sobre derechos, garantías, reconocimiento, y libertad?

La Iglesia Adventista ha tenido líderes que la han servido con distinción en el Departamento de Libertad Religiosa, tales como Gianfranco Rossi e Ignazio Barbuscia. Gracias a ellos nuestra iglesia logró establecer un acuerdo especial con el Estado italiano, el cual pasó a ser ley en 1988. Por primera vez en la historia mundial, en un país donde el catolicismo romano tiene la Santa Sede, se aprobó una ley con provisiones específicas para que los adventistas puedan observar el sábado en lugares como el trabajo, la escuela y la universidad. Debemos este resultado extraordinario mayormente a la observancia sabática consecuente de muchos fieles miembros de iglesia. El acuerdo especial de 1988 incluye los siguientes puntos: Reconocimiento oficial de los pastores adventistas, admisión de nuestra posición de no portar armas y ser elegibles para cumplir servicios comunitarios alternativos, acceso de los pastores adventistas para servir como capellanes en hospitales y cárceles y reconocimiento legal de los casamientos oficiados por ministros adventistas.

Cuéntenos algo sobre la situación actual de la Iglesia Adventista en Italia. ¿Cuáles son las mayores tendencias y desafíos?

Como en otros países occidentales, nuestra iglesia en Italia se ve afectada por el secularismo y el relativismo moral. Además, enfrentamos un desafío todavía mayor: la introversión, o la tendencia a concentrarnos en nuestros propios problemas y necesidades en lugar de salir a atender las necesidades de la gente que nos rodea. El mundo está cambiando a una velocidad pasmosa y el fundamentalismo religioso militante aumenta. Tenemos que brindar a este mundo lo que definimos como “Verdad Presente”, que responde a las necesidades particulares de nuestro tiempo.

¿Cuál es la imagen pública de nuestra iglesia en Italia?

En Italia constituimos una minoría entre las minorías. Somos sólo 7.000 miembros bautizados dentro de una población de casi 58 millones. No es fácil atraer la atención del público, debido a la obvia influencia de la iglesia mayoritaria y a los limitados recursos humanos y financieros a nuestra disposición. No obstante, la ley nos ofrece la oportunidad de acceder a los fondos públicos por medio del Otto per Mille (Ocho por Mil) proveniente de la recaudación impositiva del estado. Ello nos da la oportunidad de hacer mucho bien y ser conocidos, porque cada año el nombre de la Iglesia Adventista aparece en más de 30 millones de formularios de declaración de impuestos. Como resultado, recibimos fondos que podemos usar con propósitos sociales, humanitarios, benéficos y culturales. Tenemos nueve estaciones de radio en el país, disponemos de sitios en internet, y desde luego, trabajamos por medio de ADRA y otros programas de bien público.

¿Qué es lo que le brinda a usted mayor satisfacción en su tarea?

Siento mi mayor satisfacción cuando puedo resolver el problema que enfrenta alguno de nuestros miembros por causa de su observancia del sábado como día de reposo. A pesar de la ley, algunos empleadores todavía esperan que los adventistas trabajen en sábado. Disfruto observando la dicha reflejada en el rostro de nuestros creyentes cuando el problema ha sido resuelto. También me siento contenta cuando los medios de difusión seculares hacen referencia a nuestra posición en materia religiosa, o sobre derechos humanos, o cuando círculos religiosos encomian la doctrina adventista que tan fuertemente habían criticado en el pasado. Cuando nuestra iglesia es apreciada y genera una buena impresión, me siento muy feliz.

¿Cuál es la doctrina adventista que ha sido especialmente considerada en Italia?

No sólo una, sino varias. Por ejemplo, la reforma en favor de la salud. Alguna vez fuimos muy criticados por nuestras ideas sobre el tabaco, el alcohol, y las drogas perjudiciales. Actualmente se nos toma cada vez más en cuenta por dirigentes de otras entidades religiosas, y hasta se nos imita. Otros ejemplos son el principio del retorno del diezmo y la manera de observar el día de reposo.

¿Cómo hace usted para mantener en equilibrio sus varias funciones como esposa, madre y dirigente de la iglesia?

Esta es una de mis grandes preocupaciones. No es sencillo dedicarse por completo al trabajo y dedicar algún tiempo para uno y su familia. Sólo puedo hacerlo si cuento con el amor y la cooperación de mi familia. Le agradezco al Señor porque mi familia ha sido de gran bendición en ese aspecto.

Usted lleva una vida muy ocupada. ¿Cómo mantiene viva su conexión con Dios?

Con frecuencia me despierto de madrugada y comienzo a leer mi Biblia. Hablo con Dios y le cuento lo que en ese momento ocupa mi mente. Coloco sobre él mis preocupaciones. Entonces, vuelvo a dormir. Dios me da el ánimo que necesito. En ocasiones siento el peso de mis responsabilidades y la sensación de ser insuficiente para asumir la gran tarea que debo enfrentar. Pero las palabras de las Escrituras siempre llegan a mi mente para confortarme y motivarme.

¿Qué le diría al lector o la lectora que puede estar pensando en consagrar sus talentos para trabajar en la Iglesia Adventista?

Servir a la iglesia es lo más hermoso que le puede ocurrir a uno en la vida. Participamos de una aventura cuyos horizontes se expanden cada día, al tiempo que vamos descubriendo nuevas oportunidades de ayudar a otros.

Roberto Vacca es productor para la cadena de radios adventistas italianas “La Voce della Speranza”. Su email: r.vacca@libero.it

Para comunicarse con Dora Bognandi, dirige tu mensaje a d.bognandi@avventisti.it o escríbele al Departamento de Libertad Religiosa, Unione Italiana Chiese Avventiste; Lungotevere Michelangelo ; 00192 Roma; Italia.