La Iglesia Adventista hoy

Una impactante historia de visión global, dádivas generosas y crecimiento sostenido.

Uno de los fenómenos reconocidos en el mundo religioso contemporáneo es el crecimiento notable de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Considerada en el pasado como una iglesia norteamericana, hoy el 90 por ciento de su feligresía reside fuera de esa región, y su mayor crecimiento se observa en África, Asia y Latinoamérica. A comienzos de 1954, la Iglesia Adventista tenía 972.000 miembros, pero para fines del 2004 alcanzó el asombroso número de 13.936.932.

En 1954, el pastor William Henry Branson, entonces presidente de la Iglesia Adventista, notificó a los delegados del 47º Congreso de la Asociación General reunidos en San Francisco, California, que la denominación no había podido alcanzar el blanco establecido en el congreso anterior, que buscaba “duplicar la membresía”. Ese blanco fue algo que había sido solicitado espontáneamente por Branson en el congreso de 1950, aunque era una posibilidad estadística muy improbable. Sin embargo, dijo a la asamblea de 1954: “Hemos sido ricamente bendecidos por Dios al procurar alcanzar esta gran tarea. Todo el campo mundial aceptó el desafío y en todas las divisiones nuestros obreros y laicos unidos dieron lo mejor de sí para alcanzar el blanco”.

La tasa anual de ingreso a la iglesia en esos años (6,3 por ciento) nunca antes había sido alcanzada y no lo fue otra vez hasta el quinquenio de 1985-1989, cuando la tasa de crecimiento subió al 7,2 por ciento anual. De manera que Branson, a pesar de no haber visto realizado su deseo, marcó el comienzo de un medio siglo de avance misionero con un éxito asombroso. Lemas tales como “Duplicar la Membresía”, “Reavivamiento, Reforma, Evangelismo”, “Mil Días de Cosecha”, “Cosecha 90” y “Estrategia/Misión Global” resumen una historia de 50 años que comenzó con un promedio de 213 bautismos por día hasta superar en promedio los 2.900 bautismos diarios durante 2004. (El Cuadro 1 presenta el incremento promedio diario de miembros desde 1954 al 2004.)

Dónde viven los adventistas

El Cuadro 2 muestra el número de miembros de iglesia actuales por división. Notamos que el 35 por ciento de los feligreses vive en Latinoamérica y el 33 por ciento en el África. Por otra parte, el 19 por ciento reside en Asia, mientras que en Norteamérica y Europa vive alrededor del 9 por ciento de la feligresía mundial. También notamos en este cuadro que seis de las actuales divisiones mundiales tienen más de un millón de miembros y que, de ellas, tres tienen más de dos millones.

Durante estos últimos cinco años, la División Norteamericana alcanzó el millón de miembros. La División Sudasiática está lista para alcanzar esa marca en los próximos cinco años. En el quinquenio pasado, las Divisiones de África Centro-Oriental, Interamericana y Sudamericana superaron los dos millones de miembros, y la División de África Meridional y Océano Índico espera alcanzar esa marca para el próximo Congreso de la Asociación General. A fines del 2004, las tres divisiones con más de dos millones de miembros contaban en total con más feligreses que la iglesia entera tenía sólo hace14 años, en 1991. Hoy en día, no sólo las divisiones están alcanzando la marca del millón. Los países también lo están haciendo. Brasil superó el millón de miembros este último quinquenio, y la India, las Filipinas y los Estados Unidos están listos para hacerlo en los próximos cinco años.

Dónde viven los nuevos miembros

“Sé donde moras”, dijo Jesús a la iglesia de Pérgamo por medio del apóstol Juan (Apocalipsis 2:13). Jesús se refería al hecho de que los creyentes de Pérgamo enfrentaban circunstancias difíciles cuando aceptaron el evangelio. Lo mismo pasa hoy en día, y Jesús aún conoce donde viven los creyentes que se han unido recientemente a su iglesia.

Debido al compromiso de los que nos precedieron, hoy podemos regocijarnos al ver más de cinco millones de ingresos a la iglesia durante el último quinquenio. Esto significa un incremento promedio de 2.765 nuevos miembros durante cada día de los últimos cinco años. En 2004, el promedio diario de ingresos fue de 2.933 y, últimamente, de 2.991 durante el primer trimestre de 2005, lo que acaso indique una fuerte tendencia con miras al futuro. Durante el quinquenio pasado la División Sudamericana celebró el ingreso de más de un millón de nuevos miembros en sus registros de feligresía.

El Cuadro 3 enumera los ingresos por división durante el quinquenio pasado y también durante 2004, mientras que el Cuadro 4 muestra las divisiones a las cuales pertenecen estos nuevos adventistas del séptimo día. Expresado en una escala de 100, podemos ver que 38 de los miembros más recientes viven en Latinoamérica y 34 pertenecen a las divisiones del África; 12 viven en el Sudeste Asiático, 6 en Asia-Pacífico Sur, alrededor de 4 en Norteamérica y los restantes viven en las Divisiones Euro-Africana, Euro-Asiática, Asiática del Pacífico Norte, del Pacífico Sur, y Transeuropea. La ubicación de los miembros más recientes por cierto enfatiza la naturaleza global del evangelio que proclamamos.

Población mundial y feligresía

Los Cuadros 5 y 6 ilustran el número de adventistas en proporción con la población de cada división y también en países específicos. Se evidencia que la División de África Meridional y Océano Índico mantiene una asombrosa proporción de 1 adventista por cada 79 habitantes, mientras que la División Transeuropea presenta una proporción que representa un desafío mucho mayor: 1 adventista por cada 5.922 habitantes. A fines del 2004, había en el mundo 1 adventista por cada 459 habitantes. Las proyecciones parecen indicar que para el año 2014 podría haber 1 adventista por cada 300 habitantes del planeta y que la iglesia podría tener una feligresía bautizada de 24 millones.

Jamaica, Ruanda, Zambia, Papúa Nueva Guinea y Haití poseen las proporciones más elevadas de entre los países con más de 100.000 miembros. La proporción de Jamaica, que es de 1 adventista por cada 13 habitantes, va a la cabeza, mientras que países como Etiopía, Nigeria, Indonesia, India y China tienen las proporciones que representan el mayor reto para nuestra misión evangelizadora. La proporción de China, que es de 1 adventista por cada 4.027 habitantes, constituye un gran desafío para la misión adventista.

Cinco millones de ingresos y 1.400.000 egresos

Aunque más de cinco millones de nuevos creyentes se unieron a la iglesia durante el quinquenio pasado, más de 1.400.000 feligreses la abandonaron.

El promedio mundial durante el quinquenio muestra que por cada 100 ingresos, 35 decidieron alejarse de nuestras congregaciones. Este es un número considerablemente mayor que los 24 de cada 100 que abandonaron la iglesia durante el quinquenio anterior y significa que el crecimiento neto (cuando se toman en cuenta también los decesos) se reduce a 1.641 por día, lo que resulta en una tasa anual promedio de 4,9 por ciento, la más baja desde el período de1960 a 1964. Debemos destacar, sin embargo, circunstancias atenuantes.

Los últimos cinco años podrían llamarse “El quinquenio de la auditoría de miembros”. Durante ese período, la mayoría de las divisiones mundiales asumieron la penosa responsabilidad de revisar y poner al día los registros de iglesia. Como resultado de este cuidadoso proceso, durante los últimos cinco años se ha visto una disminución de la membresía bautizada de más de 800.000 personas. Sin embargo, una tasa promedio de crecimiento anual de 4,9 por ciento durante este quinquenio, parece indicar que la Iglesia Adventista del Séptimo Día está lista para un período de crecimiento mayor en el futuro cercano, ahora que los registros eclesiásticos reflejan la realidad con mayor exactitud.

Aumento en los diezmos y las ofrendas

En el Congreso de la Asociación General de 1958, en Cleveland, Ohio, el secretario de estadísticas Henry Klaser anunció con alegría que los adventistas habían contribuido el equivalente a mil millones de dólares desde la fundación de la iglesia. Al totalizar los diezmos, las ofrendas para las misiones, las ofrendas de escuela sabática, la recolección anual, las ofrendas misioneras locales, las ofrendas de Fe para Hoy y de la Voz de la Profecía, y todos los fondos y ofrendas para gastos locales de las iglesias de 1863 a 1957 (94 años), Klaser informó que el monto era de 1.075.095.762 dólares. Comparemos esto con el informe anual más reciente del quinquenio. La División Norteamericana por sí sola superó el monto de 94 años de Klaser al recibir, en 2004, diezmos y ofrendas por 1.192.300.000 dólares. De hecho, durante el quinquenio pasado la recepción mundial de diezmos y ofrendas alcanzó el equivalente de 9.023.988.491 dólares. Esto significa que en promedio, en cada día del quinquenio, los adventistas contribuyeron con 4.941.267 para esparcir el mensaje del evangelio. En cualquier día de este quinquenio, en promedio, los feligreses contribuyeron con más del total que la iglesia recibió durante sus primeros 34 años, de 1863 a 1896.

Conclusión

Al reflexionar sobre la manera en que el Señor ha prosperado la misión de su iglesia durante los últimos cincuenta años, no es sólo el crecimiento de la membresía y su generosidad lo que nos llama la atención. Hemos avanzado en otras áreas: en número de templos, en el ministerio de la educación y la salud, en el servicio a nuestro prójimo, y en las tareas asistenciales y de desarrollo. Hemos abierto nuevas avenidas de evangelismo con programas de televisión como Fe para Hoy, de planes para dejar de fumar, de equipos de cirugía cardíaca, de lanchas médico-misioneras, de orfanatos, de programas de prevención del HIV/SIDA, y de otros medios innovadores de aliviar el sufrimiento del mundo mientras anunciamos el perfecto reino del futuro. Y a medida que avanzamos en diversos frentes, reconocemos que somos los herederos de las bendiciones que Dios ha derramado sobre nuestros predecesores y que continúa otorgando para el avance de su reino.

Bert Haloviak es director de la Oficina de Archivos y Estadísticas de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día en Silver Spring, Maryland, EE.UU. de Norte América.