En busca de las tumbas de Noé y su familia

En el verano de 2003 participé en una serie de congresos bíblicos para pastores adventistas en Armenia, Georgia y el sur de Rusia. Mientras viajábamos en auto desde Yerevan, la capital de Armenia, a Tblisi, capital de Georgia, nos detuvimos a un lado de la ruta para fotografiar el monte Aragatz, el más alto de Armenia, de 4.400 metros. Se levanta a unos 48 km al norte de la ubicación tradicional del monte Ararat, que está al otro lado de la frontera con Turquía (ver Figura 1 con el mapa de la región).

Los que leen la Biblia por cierto saben del monte Ararat en relación con Noé y el Diluvio, porque fue “sobre los montes de Ararat” que el arca se detuvo al retroceder las aguas (Génesis 8:4). Pocos días después de que se detuviera, “salieron [del arca] Noé junto con sus hijos y su mujer y las mujeres de sus hijos”, ofrecieron un sacrificio de gratitud a Dios, y se establecieron en la región (8:18ss). “Los hijos de Noé que salieron del arca eran Sem, Cam y Jafet, y de ellos fue poblada la tierra” (Génesis 9:18s).

Tras volver a casa, busqué en la Internet algunos de los muchos primeros planos tomados de distintos puntos del monte Aragatz.1 Al estudiar estas fotografías me convencí de que hay tallas esculpidas en la ladera sur de este monte junto al lago Qare (a unos 2.700 m de altitud). Quería examinar estas tallas, así que volví a Armenia en junio de 2004, acompañado de un fotógrafo profesional amigo mío.2

Hallazgos en el lago Qare

El 28 de junio salimos en auto hacia el lago Qare, junto al monte Aragatz, en compañía de un guía y nuestro anfitrión, el presidente de la Misión Adventista de Armenia. Un camino transitable lleva hasta el lago, pues el Instituto Armenio de Física que estudia los rayos cósmicos está ubicado allí. Tras algunas demoras llegamos al lago Qare y nos encotramos con mucha más nieve, lodo y hielo que lo que preveíamos (Figura 2).

Al llegar al estacionamiento en un extremo del lago nuestro guía me preguntó adónde quería ir. Le señalé la ladera del monte inmediata al estacionamiento, donde pensaba que podría encontrar las tallas esculpidas. En vez de seguir la senda que parecía la más directa a esa ladera, nuestros compañeros sugirieron que tomásemos el otro sendero alrededor del lago. Al llegar al punto más lejano vi una piedra grande, como de 1,20 por 1,80 m. Al acercarme, noté la figura de una serpiente tallada cerca de su borde superior. Supe inmediatamente que habíamos hecho un hallazgo significativo, porque en el más antiguo de los alfabetos la serpiente representa la letra N (en las lenguas semíticas, nahash = serpiente). Esta es también la inicial del nombre bíblico Noé. El resto del bajorrelieve con su inscripción tallada puede descifrarse como “la paloma voló desde el arca aquí”.

La identificación de esta primera piedra esculpida condujo a la búsqueda de otras en la misma zona. Se encontraron siete dentro de un radio de unos 8 m a partir de la primera. Cuatro de estas representan contornos de la cabeza de distintos miembros de la familia de Noé, a saber, Sem, Cam y Jafet. Los varones están identificados por nombre en las inscripciones, que deben leerse de derecha a izquierda, pero las mujeres están simplemente aludidas como “esposa (ashat) de...”

Una de estas piedras esculpidas es importante para determinar la naturaleza del montículo de gran tamaño que hay al otro lado del lago. Esta piedra está rayada horizontalmente en sus dos tercios superiores, como para demarcar el pico. A la derecha del pico aparece la figura de un hombre. Hay una inscripción con dos palabras junto a esta figura: Noach = Noé y qeber = tumba, sepultura.

La lectura de las inscripciones

La primera vez que vi la escritura usada aquí fue al otro lado de la frontera, cuando visitaba la formación Durupinar cerca de Dougbayazit, Turquía, en el verano de 1998. Me sorprendió encontrar un par de breves inscripciones alfabéticas, porque hasta entonces había supuesto que toda inscripción que se encontrase en la zona del desembarco del arca sería cuneiforme. Pero allí estaba, en una escritura alfabética emparentada con el proto-sinaítico, el alfabeto más antiguo de la humanidad, conocido originalmente en las minas de turquesa del Sinaí procedente de mediados del segundo milenio a.C. y más recientemente de la primera parte de ese milenio, hallado en Egipto. Aquí había una forma más antigua del alfabeto semítico hallado primero en Turquía oriental y ahora en Armenia.

Esta piedra, con su inscripción de dos palabras (Noach qeber = tumba de Noé) parece ser un modelo en miniatura o un señalador del montículo sepulcral de Noé que se encuentra al otro lado del lago, a la vista de la piedra tallada. Desafortunadamente, no se me ocurrió esta interpretación hasta un par de meses más tarde cuando regresé a casa.

Una piedra esculpida de mayor tamaño, ubicada cerca del borde del lago, muestra una escena más abarcante que puede ser descifrada (Figura 3). En el ángulo inferior derecho está Noé con su mano extendida, soltando una de las aves. La paloma (yonah) aparece sobre él a la derecha, mientras que el cuervo (oreb) aparece en el otro ángulo superior. En el ángulo inferior frente a Noé aparece el arca posada sobre Ararat. Hay inscripciones borrosas para cada una de estas figuras. La escena implica que este es el monte sobre el que reposó el arca y no el otro que se halla aproximadamente a 45 km al sur.

Tras una caminata de poco más de una hora vino una tormenta, de modo que tuvimos que abandonar el lugar antes de tiempo. Sin embargo, habíamos encontrado más de lo que esperábamos.

La tumba de Sem

Para gran desilusión mía, no pudimos regresar al monte Aragatz para continuar con las exploraciones. Sin embargo, se abrió otro horizonte de investigación. Tras algunos días de visitas en la zona de Yerevan, salimos para la ciudad de Sisian, situada a tres horas de auto al sur de Yerevan. Un viernes de mañana viajamos 3 km al sur de Sisian a Zorats Qarer —un gran campo megalítico que algunos llaman el Stonehenge de Armenia—. Si bien los monolitos en Zorats Qarer no son tan altos como los de Stonehenge en Inglaterra, hay un mayor número de ellos y están distribuidos en un área mayor (Figura 4). Algún arqueólogo o antropólogo armenio los ha numerado con pintura blanca. Pude contar hasta 180 de estos monolitos o estelas y es posible que haya más. Están distribuidos por unos 400 m, en líneas claramente visibles (Figura 5).

Pasamos más de dos horas fotografiando unos 60 de estos monolitos. Muchos tienen inscripciones o tallas identificadoras breves, en distintos grados de ilegibilidad debido a la intemperie y el crecimiento de líquenes. Las inscripciones que son legibles utilizan el mismo alfabeto antiguo que vimos en el monte Aragatz.

A falta de mejor explicación, la interpretación armenia corriente de este campo megalítico es que se puede tratar de antiguos señaladores astronómicos, como en Stonehenge. Pero Zoratz Qarer es muy diferente de Stonehenge, especialmente por su tumba central. La pregunta importante es: ¿Quién está sepultado allí? Las inscripciones borrosas suministran la respuesta: varias se refieren a Sem y su esposa. Una de las más claras aparece en uno de los monolitos (Figura 6). La palabra qeber está tallada en la cara izquierda de la estela. El nombre Sem, con sus tres letras, aparece al lado derecho de la estela y de nuevo, en letras más pequeñas, en la parte central inferior. Otros nombres de la familia de Noé aparecen aquí también, pero ninguno de ellos tiene la palabra “tumba” en relación con ellos. Por lo tanto, la tumba importante en el centro de este complejo debe ser la de Sem y su esposa. O tal vez la esposa esté sepultada en una tumba secundaria que se encuentra al sur de la tumba central. Este lugar está aproximadamente a cuatro horas al sur de lo que creo es el montículo sepulcral de Noé y su esposa en las faldas del monte Aragatz.

La tumba de Jafet

Muy animados por los hallazgos realizados en Zorats Qarer, viajamos hacia un amplio valle situado a tres horas en auto al sur de Sisian. Un camino zigzagueante lleva hasta el fondo del valle, donde nos bañamos en una terma natural. Después seguimos la ruta en caracol hasta el otro lado del valle al Monasterio Tatev.

Me sorprendió encontrar más inscripciones noáquicas en tres bloques de piedra muy grandes en el patio del monasterio. Los monjes que lo construyeron alrededor del 1000 d.C. tuvieron cuidado de preservar los reversos de estas tres piedras al esculpir sus propias inscripciones al frente. En el reverso se puede leer Sem en la piedra central, Cam en la de la derecha y Jafet en la de la izquierda. No sabemos de dónde obtuvieron los monjes estas piedras, pero presagiaban un hallazgo todavía más importante al regresar al valle.

Al ascender por el valle hacia el norte, nuestro anfitrión nos dijo: “Ah, me olvidaba de llevarlos al mirador”. Al caminar en este promontorio (Figura 7) noté dos estratos rocosos, el más reciente por encima, que es el que proporciona el mirador, y otro más antiguo por debajo. Estas rocas más antiguas están talladas con inscripciones muy borrosas por el efecto de la intemperie, y bajorrelieves similares a los que vimos en el monte Aragatz y en el campo megalítico de Zoratz Qarer. Pero esta vez las tallas revelaron una relación entre la palabra qeber (tumba, sepultura) y el nombre de Jafet, otro de los hijos de Noé.

Esta colección de inscripciones indica que este promontorio no fue pavimentado sólo para el uso de los turistas, sino que en la antigüedad servía como monumento funerario de Jafet y su esposa. Para enfatizar las relaciones entre este sitio y la familia de Noé hay tres tallas que representan a sus tres hijos sobre rocas columnares al otro lado de la carretera. En este sitio, Sem y su esposa están esculpidos a la derecha, Cam y su esposa al centro, y Jafet y su esposa a la izquierda.

Resumen

Podemos resumir los resultados de nuestras exploraciones en Armenia diciendo que hemos identificado muy buenos candidatos para la ubicación de las tumbas de tres personajes y sus esposas, mencionados en la Biblia: (1) Noé y su esposa en el montículo funerario junto al lago Qare a los 3.000 metros de altitud del monte Aragatz, a una hora de viaje de Yerevan; (2) Sem y su esposa en la sepultura central del campo megalítico de Zorats Qarer, tres horas de viaje al sur de Yerevan, y (3) Jafet y su esposa en el promontorio que domina la vista del valle donde está el monasterio Tatev, a seis horas al sur de Yerevan. Confiamos en que otras visitas a esa región expandan y refinen los resultados de esta investigación.

William H. Shea (MD, Loma Linda University; Ph.D., University of Michigan) se desempeñó como médico misionero, profesor universitario y director asociado del Instituto de Investigación Bíblica de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. Aunque jubilado, continúa dando conferencias, viajando y escribiendo como especialista en lenguas antiguas. Su dirección email: Shea56080@aol.com.

REFERENCIAS

  1. En Internet, buscar www.masis.am, pulsar “Mountains” y después “Aragatz”.
  2. Rollin Weber, de Palm Desert, California, tomó las fotos que ilustran este artículo.