Benjamin Gunawan Yonas: Diálogo con un ingeniero adventista de Indonesia

Benjamin Gunawan Yonas, también conocido como Yo Bu Gwan, es ingeniero y constructor. Nació en Bandung, Indonesia, y se graduó en la universidad católica más grande de Indonesia con un título en ingeniería civil.

Benjamin es muy activo en su congregación local como líder de jóvenes, director de escuela sabática, y anciano de iglesia. También apoya a la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Indonesia al haber servido como miembro de la junta de la asociación y del consejo de la escuela secundaria, y actualmente forma parte de la junta del Hospital Adventista de Bandung.

Benjamin, cuéntenos sobre su pasado y cómo llegó a ser adventista.

Crecí en una familia no religiosa. Mi padre es pensador libre, y mi madre es seguidora de Confucio. De los seis hijos de la familia, fui el único que asistí a un colegio secundario adventista, por dos años y medio. Allí comencé a aprender sobre la Biblia y las doctrinas de la iglesia adventista. Durante una semana de oración me sentí muy conmovido pero si bien estaba convencido de la verdad, no estaba listo para convertirme en adventista. Me fui del colegio, sin haberme bautizado, pero más tarde mientras enfrentaba un problema personal doloroso, un ex compañero adventista me dio consuelo y me invitó a visitar la iglesia adventista china. El pastor oró por mí, y comencé a asistir a la iglesia regularmente. En 1982, el pastor que condujo aquella semana de oración celebraba una serie de conferencias evangelísticas. Fui a las reuniones, y al final fui bautizado –puede ser que usted no lo recuerde– por usted mismo. Poco tiempo después me casé con una encantadora chica adventista, Juniar Jacob, y el Señor nos ha bendecido con dos niños. Estamos gozando de las bendiciones de Dios cada momento de cada día.

Como egresado de una universidad católica bien conocida, tuvo algún problema con la observancia del sábado mientras estudiaba?

Sí, muchas clases se dictaban en sábado, y también había exámenes. Fueron épocas difíciles para mí. La Universidad de Parahiangan tiene 7.000 alumnos, de los cuales cerca de 2.000 son estudiantes de primer año, así que la institución tiene un horario muy terminante, inflexible. Necesitaba ser sabio en la elección de materias para no tener problemas con el sábado; tanto es así que tuve que tomar un curso del primer año durante el quinto. Una vez pedí al pastor adventista una carta para tramitar un permiso especial para la observancia del sábado, pero la misma creó más problemas. El decano de la Escuela de Ingeniería rechazó por escrito la petición y envió una copia de su carta a todos los profesores. Consecuentemente, algunos de ellos se negaron a tomarme exámenes especiales.

¿Qué le hizo mantenerse firme en sus convicciones a pesar de los desafíos a los que se enfrentó por la observancia del sábado?

Quizás tres factores: mis amigos adventistas que hicieron frente a la misma situación, mi compromiso a ser fiel a Dios, y el compañerismo, a aliento y ayuda que recibí de los miembros de la Asociación de Estudiantes Adventistas de Bandung (IAMB según su nombre original). Como recién bautizado, los escritos de Elena White también me impulsaron a ser fiel. Dios me dio fuerza para hacer su voluntad. Con sus bendiciones, pude completar los 5 años de estudio en 6. Esto fue más rápido de lo que esperaba, considerando los muchos problemas que experimenté para guardar el sábado.

¿Puede usted compartir un poco de la historia de IMAB y los beneficios de las asociaciones de estudiantes universitarios adventistas?

La entidad nace en 1979 y tuve el privilegio de ser presidente de esta asociación de estudiantes por dos años. Su propósito principal fue promover el compañerismo entre estudiantes adventistas, intervenir en los problemas de sábado y hacer una contribución positiva a la iglesia y a la comunidad. También nos ayudó a través de muchas otras actividades. Aprendimos a servir y animarnos uno al otro. Nuestro estudio, en grupo, de la Biblia ayudó a nuestro desarrollo espiritual y nos preparó para atestiguar acerca de nuestra fe. Aprendimos a trabajar juntos y desarrollar habilidades de liderazgo. En nombre de la iglesia nos involucramos en varios proyectos para la comunidad como la excavación de pozos, la construcción de baños y el establecimiento de cooperativas de negocios para proporcionar ayuda financiera. También distribuimos los libros de Elena White en varias bibliotecas universitarias de modo que otros pudieran aprender más sobre nuestra fe. Estas iniciativas nos ayudaron a crecer social, espiritual e intelectualmente, y pudimos crear una imagen positiva de los cristianos en general y de los adventistas en particular.

Como único adventista de su familia, ¿cómo se relaciona usted con los otros miembro?

Deseo ayudar a mi familia a conocer la verdad del evangelio, a creer lo que yo creo, y unirse a la Iglesia Adventista. Ellos me respetan y buscan mis consejos cuando enfrentan problemas. Estoy feliz porque mis padres, hermanos y hermanas han visitado nuestra iglesia, pero es necesario seguir trabajando por ellos. Con la ayuda de Dios mi abuela ya fue bautizada.

¿Cuál es su tarea profesional actual?

El Señor nos ha bendecido en varias iniciativas: tenemos empresas de consultoría edilicia y de construcción, una imprenta y tres escuelas de música. También tenemos una inmobiliaria para administrar apartamentos en dos edificios en Bandung.

¿Cuál es el principal desafío al que usted hace frente en su trabajo? ¿Tiene oportunidades para testificar en el medio profesional?

Siempre enfrento problemas con el sábado. Es un verdadero desafío cumplir los plazos de construcción sin trabajar el sábado y tenemos que convencer a los clientes de que podemos hacerlo sin trabajar en sábado. Esto los induce a preguntarme porqué no me gusta hacer negocios en sábado, lo que me da una oportunidad de compartir mis creencias.

¿Puede usted utilizar sus talentos apoyando a nuestra iglesia en Indonesia?

El señor ha permitido que ayudemos con varios proyectos de construcción en el Hospital Adventista de Bandung. También diseñé y construí varios edificios de escuelas, las oficinas de la asociación, el dormitorio femenino de una universidad adventista, el edificio del Hospital Adventista de Manado, y otros proyectos. Fue un privilegio para mí diseñar muchas iglesias adventistas y ayudar con los cálculos para hacerlas más económicos.

Usted parece tener una vida ocupada. ¿Cómo mantiene el equilibrio entre su profesión, la familia y la iglesia?

Es difícil hacer un presupuesto de tiempo, pero agradezco a Dios por el sábado. También he aprendido a delegar algunas tareas de la empresa a otros. Tomo tiempo para hacer ejercicio regularmente. También nos tomamos tiempo para las vacaciones familiares durante la época de fiestas.

¿Ha escuchado acerca de Diálogo?

Oh, sí. Conocí la revista Diálogo cuando era un estudiante universitario y la encontré muy interesante, llena de inspiración, y acercándose a las necesidades de los estudiantes adventistas. Esperamos que su distribución continúe y se expanda.

¿Qué consejos le daría a los estudiantes adventistas que asisten a universidades seculares?

Únanse a la asociación local de estudiantes universitarios adventistas. Si no hay, establezcan una. Eso le ayudará a permanecer fiel, a crecer espiritualmente y a servir a otros. Como miembros de IMAB, ayudamos a la fundación de varias asociaciones de estudiantes en otras ciudades y organizamos una reunión de los estudiantes universitarios adventistas para toda la isla de Java.

¿Qué consejo le daría a los líderes de la iglesia?

Nuestra iglesia será mucho más fuerte si proporcionamos más ayuda a los millares de adventistas que estudian en universidades públicas. Con frecuencia, tienen que mudarse lejos de su congregación para estudiar y como resultado, llegan a ser casi invisibles en su nuevo lugar. Se debería hacer un esfuerzo para localizarlos y escuchar los desafíos a los que hacen frente. Designen un capellán para ellos. Si les brindamos atención, serán fieles y podrán dar buen testimonio en el mundo secular que los rodea. Más adelante, serán los buenos líderes que nuestra iglesia y la comunidad necesitan.

Jonathan Kuntaraf (D.Min., Universidad de Andrews) es Director de Escuela Sabática y del Departamento de Ministerios Personales en la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día en Silver Spring, Maryland. Su dirección de email: kuntarafj@gc.adventist.org.

La dirección de Email del Sr. Benjamin Gunawan Yonas: bg_yonas@telkom.net. Él tiene dos Web site: www.bandungvaluestay.com y www.allegria-music.com.