Cynthia Prime: una mujer de negocios adventista con un corazón por los huérfanos del HIV en Swazilandia

Llena de energía y humor, Cynthia Prime es una visionaria a quien le atrae lo nuevo y desafiante. Se siente tan cómoda entre los ricos y el glamour como abrazando a los huérfanos del HIV. Nacida en Trinidad y Tobago, Cynthia soñó con ser médica en algún lugar remoto y olvidado. Al concluir el secundario se mudó a Nueva York para comenzar enfermería, con el plan de hacer luego medicina. Su sueño se terminó abruptamente cuando descubrió que no soportaba ver sangre y que le era muy duro enfrentar el dolor de los pacientes.

En cambio, estudió inglés e hizo un posgrado en radio y televisión. A través de los años trabajó como periodista, encargada de relaciones públicas y consultora.

Luego de casarse con Philip Prime, un químico, la pareja se mudó a Indianápolis donde criaron a tres hijos adoptivos –una hija y dos hijos adolescentes en alto riesgo. Cynthia encontró gozo trabajando por los jóvenes de la iglesia y en el Ministerio de la Mujer al prestar su voz a aquellos que no poseen influencia. Por cerca de 10 años, presentó seminarios para fortalecer la confianza propia de mujeres y adolescentes golpeadas y disertó en congresos sobre violencia doméstica. Adicionalmente, fundó uno de los primeros refugios para mujeres adventistas golpeadas en la Unión local.

Luego de varios años exitosos como consultora, Cynthia y su esposo fundaron una empresa de perfumes que son vendidos por conocidos negocios como Bergdorf Goodman en Nueva York y Harrods en Londres.

Más recientemente, la pasión de Cynthia por los menos afortunados, la ha llevado al África para trabajar por los huérfanos del HIV. Junto a Linda Schultz, su socia de ministerio, está dirigiendo Seeds of Hope Outreach, una organización sin fines de lucro dedicada a sembrar esperanza, hacer crecer sueños y cambiar el futuro de huérfanos, de niños y de mujeres vulnerables.

¿Alguna vez se preguntó por qué su sueño de infancia era tan diferente de su trayectoria profesional?

Creo que Dios nos creó soñadores. Él nos prepara mientras nos guía paso a paso a través de un sueño, hasta que un día el propósito supremo de nuestra existencia se despliega y reconocemos no sólo por qué estamos aquí pero también por qué recorrimos el sendero que usamos para llegar aquí. Él tiene un lugar para cada don y habilidad y, a su debido momento nos lo señalará.

¿Qué ha aprendido en el negocio de los perfumes y cómo logró testificar frente a las personas de ese ámbito?

Siempre he amado las fragancias. El sentido olfatorio es tan importante como los otros, pero ampliamente subestimado. En este negocio he tenido oportunidad de conocer a personas que de otra manera no conocemos, y dejarles ver que Cristo está en nuestras vidas. Tengo el sueño de ver que esta industria llegue a ser una fuente de inspiración y poder. Me gustaría verla crear puestos de trabajo en lugares como África subsahariana, donde el sexo se ha convertido en mercadería para quienes agotaron cualquier otra opción.

¿Cómo pasó de los perfumes a los huérfanos del HIV golpeados por la pobreza?

Mi encuentro con esa realidad fue hace tres años. Fui invitada a disertar en un congreso en Suazilandia, donde hay una de las más altas proporciones de infección de HIV del mundo. En una población de un millón, existen 120 mil huérfanos y niños vulnerables (HNV). Lo que vi tocó la fibra sensible de mi ser y parecía que mi sueño de infancia estaba por cumplirse de una manera diferente. Fui llamada a sanar corazones en vez de cuerpos. La primera vez que estuve frente a un grupo de mil huérfanos supe que mi vida nunca más podría ser la misma. Dejé la seguridad de mi trabajo y me zambullí de cabeza. Aprendí el significado de caminar por fe y Dios se ha manifestado repetidamente para demostrar su poder. El trabajo avanza solamente sobre las alas de la oración.

¿Quiere decir que la fundación Seeds of Hope Outreach (SOHO) nació de una invitación a una charla?

Sí, la oficina de ADRA (Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales) de ese lugar me pidió que ayudara con ropa para varios miles de niños y comida para mil. Me sentía abrumada; les dije que si los huérfanos no comían, tampoco lo haría yo. Danny Shelton de 3ABN (Three Angels Broadcasting Network) se dio cuenta de mi angustia y me hizo una pregunta que nunca olvidaré: “¿De quién es este trabajo, Cynthia?” Él fue uno de los primeros donantes que ayudaron a lanzar este ministerio y el dinero recogido gracias a esas primeras entrevistas televisivas dio opción a que el trabajo siguiera creciendo durante el primer año.

Usted se siente llamada a sanar corazones. ¿De qué manera lo está haciendo?

Una de las cosas que los huérfanos aprenden temprano en la vida es que no son bienvenidos. Hay un estigma asociado con su condición que hace del dolor y rechazo una realidad diaria. Ellos sufren la falta de suplir les necesidades básicas como comida, refugio y vestimenta, y son una presa fácil del abuso.

Los Lugares de Bienvenida de SOHO son centros con múltiples propósitos, donde los niños son alimentados, nutridos espiritualmente y escolarizados, y donde se les enseñan habilidades para la vida. Fomentamos programas de entrenamiento de habilidades vocacionales, como costura, trabajo en madera, soldadura, tejido y agricultura.

A pesar de las limitaciones de una pequeña ONG, usted ha formado una fuerte red. Cuéntenos acerca de algunos de sus socios.

Los Departamentos de Agricultura e Ingeniería de la Universidad Purdue de Indiana se han asociado, así como el Departamento de Psicología de la Universidad Nova Southeastern en Florida. Recientemente, ocho estudiantes doctorales y un profesor fueron a Suazilandia y llevaron a cabo una capacitación en crisis y prevención del suicidio. Algunas escuelas públicas también están involucradas.

La Universidad Andrews de Michigan acaba de unirse como socia de una granja de 27 hectáreas que generará comida para los HNV y proveerá apoyo para la obra de Dios en Suazilandia, donde los niveles de ingresos han caído porque muchos empleados han muerto debido al HIV. SOHO también colabora con una entidad local para desarrollar un programa de prevención del HIV.

Escuchamos tanto cerca de las víctimas del HIV que podemos volvernos insensibles a sus necesidades. ¿Cómo evitarlo?

Para comenzar, recordemos que los que sufren de HIV no son estadísticas; son personas. Niños y jóvenes que de otra forma estarían llenos de promesas. Cada niño es el rostro de Cristo frente a nosotros. Debemos utilizar lo que él nos dio para hacer lo mejor que podamos. Una vez que el compromiso se establece, ¿cómo podemos volvernos desalmados?

Si los lectores están interesados en ayudar, ¿cómo pueden involucrarse con SOHO?

El voluntariado es un buen comienzo. Necesitamos músicos, maestros, personal médico, profesionales del deporte y la educación física, etc. Los estudiantes pueden ser promotores en sus campus, aumentando la conciencia y generando apoyo. No solamente queremos donaciones. Necesitamos personas que se conviertan en las voces de aquellos que no las tienen. Pueden ver nuestra página web: http://www.seedsofhopeoutreach.org.

¿Cuáles son sus próximos pasos?

Hemos comenzado un programa de hogares encabezados por adolescentes hasta los 17 años. El Public Broadcasting Service tiene interés en hacer un documental. Es un largo camino, pero al final del mismo, Dios nos preguntará acerca de las ovejas que están sin protección ni provisión por culpa del HIV. Oro para que haya muchas de ellas para ser presentadas a Jesús.

También estoy planeando publicar un libro para animar a las personas (especialmente las mujeres) a expandir los límites y aventurarse por Dios. Cambiar el mundo no es el trabajo de las celebridades sino de las personas comunes a través de las cuales Dios quiere hacer algo extraordinario.

Heide Ford es la directora del Centro de Recursos Femeninos de la Universidad de La Sierra en Riverside, California. La misión de este centro es el desarrollo profesional y de liderazgo de las mujeres y el apoyo a la justicia entre los géneros, en la Iglesia Adventista del Séptimo Día (http://www.AdventistWomensCenter.org). Su e-mail es: hford@lasierra.edu.

La dirección de e-mail de Cynthia Prime es: cprime2000@aol.com.

La página Web de SOHO es: http://www.seedsofhopeoutreach.com.