Afirmando nuestra posición acerca de la creación

Me permito efectuar este llamado con el conocimiento del constante debate en algunos ámbitos, entre la fe y la ciencia, en particular en lo que se refiere a los orígenes y a la creación.

Como comunidad, siempre ha sido para nosotros de suma importancia permanecer cerca de las Escrituras. La fe tiene en ella su punto final de referencia. No debemos permitirnos una posición que nos aleje de la Biblia para definir nuestros valores y expresar nuestras creencias.

Nuestra posición como iglesia en relación con los orígenes está claramente expresada –aunque en términos generales– en nuestras Creencias Fundamentales. Esta posición se ve reforzada por una declaración votada por la Junta Directiva de la Asociación General en el Concilio Anual 2004. Para recordar los detalles de esa decisión, me permito citar ese documento:

Hago un llamado a todas las personas al servicio de nuestra iglesia en los ministerios de administración, predicación, enseñanza y redacción para que expresen y reflejen nuestra posición como comunidad, sobre la creación. Somos una comunidad de fe, y el mundo de fe es el mundo en el que los poderes creadores de Dios se encuentran en exposición constante. En ocasiones, los hallazgos de la ciencia pueden reflejar algunos de estos aspectos, pero a menudo no es así. La fe no está ciertamente sujeta a los hallazgos de la ciencia.

A los que enseñan en nuestros colegios superiores y universidades, permítanme decirles que ustedes poseen una tarea exigente y a menudo difícil, pero sagrada. Es el ministerio que les ha sido confiado. Se entiende que para atender este ministerio con responsabilidad, tendrán que transportar a los estudiantes hacia hallazgos en las diversas disciplinas de estudio. Necesitan saber qué encontrarán en sus profesiones y en su vida. Como parte de este ejercicio, ustedes también los expondrán a los elementos y a los conceptos de la evolución.

Como pastor, sin embargo, apelo a que cuando lleven a sus estudiantes a estas travesías de descubrimiento, los traigan de regreso al hogar antes de terminar el día. Y el hogar de ellos estará siempre en el mundo de la fe. Ustedes se deben a los estudiantes, a Dios, a los padres de ellos, a la iglesia y a ustedes mismos como creyentes, y tienen el cometido de guiarlos con seguridad en los momentos difíciles del trayecto.

Este llamado no excluye el respeto por vuestra integridad y capacidades profesionales. Pero ustedes son también mis hermanos y hermanas en la fe, y compartimos un compromiso con Dios, a quien le presentaremos en último término los frutos de nuestra labor. Es mi oración que él nos dé a cada uno la fortaleza que acompaña a la fidelidad.

-- Red de Noticias Adventistas

Jan Paulsen (Th.D., Universidad de Tubinga, Alemania) es presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.